La detección y clasificación inteligente se logra con técnicas de aprendizaje automático (machine learning) supervisado, a partir de la lectura y análisis de un volumen grande de información, en donde se identifican documentos en función de patrones o conductas que se repiten.

En términos de programación, se trata de un caracter o grupo de caracteres en los que se apoya el sistema para detectar de manera inteligente los resultados para los que fue entrenada humanamente.

Esta construcción inteligente requiere de la interacción fluida entre el sistema de Inteligencia Artificial y los seres humanos conocedores de la documentación.